• Músicas Esquecidas
  • Contacto

Login form protected by Login LockDown.


CLASIFICACIÓN: 

****** ¿Qué estás haciendo en casa? Corre a comprarlo

****     Cómpralo, pero puedes ir mañana

***       Descárgalo legalmente

**         Descárgalo ilegalmente

*          Vete al top manta, o, mejor, escucha Cadena Dial

 

THE BEATLES: ABBEY ROAD *****

 

Como todos los que me conocen saben, de los trece a los dieciséis años The Beatles conformó el grueso de mi discografía, gracias, en parte, a las herencias de mis hermanos, así que conozco Abbey Road bastante mejor que la palma de mi mano. Empecé a estudiarlo a los catorce años, y así hasta hoy, en que me parece un viejo amigo al que tengo que visitar de vez en cuando.

Abbey Road es el último LP de los Beatles, aunque salió a la venta antes de Let it be. Nadie pensó, después del fiasco que supuso la grabación de éste último, que el grupo volvería a grabar, sin embargo lo hizo, por iniciativa propia y volviendo al redil de su productor de toda la vida, George Martin, tras el experimento con gaseosa llamado Phil Spector,  que en este momento pasa una larga temporada de vacaciones pagadas por la administración Bush (léase trullo).

Evidentemente, John, Paul, George y Ringo grabaron por separado, como habían hecho ya en el Álbum Blanco. El duelo de egos entre los dos primeros era insufrible, así que cada uno grababa lo suyo y aquí paz y después gloria. Sólo el penúltimo tema, titulado proféticamente The End, cuenta con la colaboración de todos.

Estructuralmente, Abbey Road presenta una cara A de temas sueltos, predominando la tendencia rockera de John y la experimental de Paul, y una cara B con todos los temas enlazados, que los críticos consideran precursora del rock sinfónico de la década siguiente, aunque para entonces grupos como Led Zeppelin y Pink Floyd ya estaban haciendo sus pinitos.

La cara A contiene pequeñas joyas como los temas rockeros de John Come together y el precedente del heavy metal I want you; la mejor balada de todos los tiempos, obra de George Harrison, Something; el brioso blues de McCartney Oh, darling y su cursi Maxwell Silver Hammer, y la huella de Ringo como compositor: Octopuss´s Garden.

La cara B se abre con la deliciosa composición de George He comes the sun (turururu), para seguir con la obra maestra coral Because. A continuación comienza la parte realmente sinfónica con You never give me your money. No desmerece la balada siguiente, Sun King, recordemos que el sol es muy apreciado en Inglaterra por lo poco que se deja ver. Los temas siguientes oscilan entre el rock: Mean Mr. Mustard, She came in trought the bathroom window, The end; los himnos: Carry that weight y los medios tempos: golden slumbers, her majesty. El único defecto que encuentro es la escasa duración de los temas.

Parece realmente mentira que una banda que se estaba desmoronando haya sido capaz de hacer semejante disco. A eso le llamo yo salir por la puerta grande.