• Músicas Esquecidas
  • Contacto

Login form protected by Login LockDown.


donald2

 

El nuevo presidente de Estados Unidos, es conocido mundialmente porque es una estrella mediática, aparte de no saber estar callado. Pero quien mejor lo debe conocer es su propia mujer, suponemos. Y las expresiones que la nueva primera dama está mensajeando inconscientemente mediante el lenguaje corporal, abren muchas interrogantes. Cuando su esposo la mira, ella le sonríe con la intención de proseguir el paripé, pero en cuanto su marido dejó de mirarla, tal y como se pudo ver en la toma de posesión, inmediatamente entristece para sus adentros. También se ha visto como bailaba rutinaria y aburridamente con él durante la toma de posesión, para después bailar animada y alegremente con un soldado de la guardia.

Los medios de comunicación americanos se hacen las mismas preguntas sobre la primera dama, intrigados por los mensajes subliminales que está enviando: ¿Está siendo abusada por un marido reconocida y declaradamente machista y falto de consideración? ¿Está preocupada porque conoce bien a su marido y sabe de lo que es capaz de hacer? (Capaz de hacer para mal). Han sido muchos detalles en un solo día. No solo el de abandonar la sonrisa forzada y entristecerse en cuanto él no la mira, pareciendo que al leer sus labios se puede escuchar un “No”, después de haberle dicho a él “Sí” en público. No solo la comparación entre la forma de entrar de Obama en la Casa Blanca hace ocho años, esperando a su mujer al salir del coche, y subiendo las escaleras junto a ella, para dejarla entrar primero (Aunque es posible que lo hiciese porque antes de casarse ella era su jefa…), y ver como el flamante nuevo presidente de Estados Unidos, sale del coche oficial, y ningunea a su propia esposa, dejando que camine detrás de ella, como hacen ciertos fundamentalistas musulmanes o como tenían por costumbre hacer los gitanos hace años. Después de que su esposo la ninguneara nuevamente, al entrar él primero dejándola a sus espaldas, tuvo que ser el propio matrimonio Obama quienes la invitasen a entrar primero, a espaldas de su propio marido. Estos detalles hablan mucho de la personalidad y la forma de ver el mundo, o “Weltanschaung”, que decían los filósofos alemanes (Por cierto, el padre de Trump nació en Alemania, y en Estados Unidos modificó su nombre para no parecer alemán, pero en el pueblo alemán donde nació su padre y vivió antes de emigrar, Donald Trump ha sido considerado por el Ayuntamiento “persona non grata”, y se le ha comunicado que se rechaza su presencia en él…).

Pero las propias declaraciones de Trump, considerando a las mujeres como puros objetos de consumo, revelan la mentalidad de este nuevo mandatario. Después de ser conocido en toda América por convertirse en una figura mediática después de protagonizar un “Reality”, declaró públicamente, (está grabado fehacientemente) que con su popularidad no necesitaba luchar para conseguir chicas, simplemente las besaba nada más, e incluso alardeaba de que “las puedes agarrar por el coño…” (sic: You can grab them by the pussy). La ex miss universo venezolana Alicia Machado ha hablado claramente del maltrato y desconsideración que sufrió cuando trabajaba para él en su organización del concurso de Miss Universo, afeándole su condición de mujer y su origen latino.

Podemos elucubrar (solo elucubrar, sin pruebas fehacientes, pero con claros indicios) sobre la causa o causas de la evidente tristeza de la nueva primera dama. Dudamos mucho de que a los americanos les haga mucha gracia ver todos los días en el telediario a su primera dama rígida, hierática y triste, pero bueno. Podríamos decir que ellos la eligieron así, pero en realidad, Donald Trump comienza su mandanto con el apoyo únicamente del 30% de los americanos, ni siquiera uno de cada tres, habiendo obtenido tres millones menos de votos que su oponente Hillary Clinton, hecho por él achacado a que esos tres millones de votos eran de hispanos ilegales despavoridos ante la perspectiva de que él los expulse. Afirmación refutable, porque ningún ilegal puede votar en ningún país del mundo…

Pero siguiendo con el tema que nos atañe, más allá de los delirios, megalomanías y egos desmesurados, planteemos varias hipótesis sobre la causa o causas del tema central: la tristeza de la nueva primera dama. Busquemos sus causas:

  • ¿Ha caído la emigrante eslovena en la trampa del sueño americano, y al final ha terminado casada con un auténtico ogro que la usa para presumir de ella como si fuese un trofeo de caza?
  • ¿Acepta ella esta desconsideración, el ser una primera dama que ni siquiera es hecha sentir una dama por su propio esposo, el convertirse en una casada aburrida?
  • ¿Si es así, lo es por interés, por dinero?
  • ¿Conoce a su marido profundamente, sabe de lo que es capaz de hacer, y sabe que lo va a hacer, y por eso está tan profundamente preocupada y triste?
  • ¿Sabe que Donald Trump tratará al mundo igual que la trata a ella?

Son preguntas que quedan en el aire, y que sólo el tiempo  responderá. Pero las comparaciones entre la toma de posesión de Obama, y la de Trump, dan muchos indicios de por dónde van a ir los tiros (literalmente…). Los tiros van a ir contra las mujeres, los negros, contra los chicanos, los ilegales, los pobres, los rebeldes que no acepten ni capitalismo ni imperialismo (aspectos ambos que fueron identificados como únicos por Lenin), etc. Tal vez por eso, ya ha salido en Estados Unidos un movimiento que probablemente apoyará o simpatizará el otro 70% que no ha votado a Trump; y su nombre no puede ser más significativo: Free Melania (Liberad a Melania) (Y se supone que hay que liberarla de las garras de su marido, al igual que dentro de poco habrá que liberar al pueblo americano y al mundo entero de esas mismas garras). Lo que está claro es que su excelencia el 47º Señor Presidente de los Estados Unidos de América no ha aprendido todavía que la mujer es como la música: Hay que saber tocarla, hay que saber escucharla, y hay que saber interpretarla. Pero si va a tratar al mundo como está tratando a su mujer, debemos hacer algo antes de que sea demasiado tarde. Un saludo.

49c65911f

TONY O´HARA.