• Músicas Esquecidas
  • Contacto

Login form protected by Login LockDown.


Crisis humanitaria

 Se acerca un final de año más, y el comienzo de uno nuevo.
Mientras seguimos nuestra rutina de la comodidad, hay otrxs que no tienen esa suerte y llevan una llena de sufrimiento y estrés, pero muy diferente al nuestro; no es debido al asfixiante e innecesario ritmo de la vida occidental, sino a la constante y cansina huida, que no te deja descansar ni un solo minuto y que, al mismo tiempo, te mueve y te permite sobrevivir.
Lxs refugiadxs no son lxs únicxs ni los primeros en sufrir un estilo de vida que padecen también los animales salvajes, cuando se ven acosados por el hambre insaciable de la “máquina productora”. Pero estas personas sí son el último ejemplo de opresión a escala mundial.
¿Por qué nos cuesta actuar? Es algo difícil de explicar cuando tienes datos y le muestras a otrxs lo que está pasando. Acostumbradxs a la “buena” vida, al pensamiento fatalista, a creernos lo que nos cuentan los medios… ¿No será la burbuja? Sí, esa misma que nos han creado sin apenas darnos cuenta durante tanto tiempo… La misma que hace que miremos para otro lado, aún sabiendo lo que hay. La que nos da de todo; los caprichitos en forma de los últimos “gritos” en moda, alimentación, tecnología…
Creo que no es nada nuevo, y que muchxs pensarán que escribir solo sirve para dejar la conciencia tranquila, pero no. Colaboro y ayudo en lo que puedo con muchas causas, como mucha gente. Nunca será como vivirlo en persona, pero eso sí hace que puedas estar con la conciencia tranquila. Escribo para dar que pensar, para reflexionar y que quien quiera lo haga conmigo también, porque eso es algo que se está perdiendo. Pero también para difundir la verdad, o aspectos que no se conocen; no pasa nada, muchxs no están preparadxs para oír verdades incómodas y otrxs, simplemente las ignoran. Pero muchxs otrxs desean encontrar gente afín que con la que compartir las mismas ideas.
El hacking te da mucha información. Es una de las formas más efectivas para llegar hasta los secretos más insospechados. Y en cuanto a este tema en concreto, se nos ha dicho de todo. Que la ONU, la OTAN y la Comunidad Internacional iba a velar por los derechos humanos, que cada país iba a elaborar leyes innovadoras para integrarnos ente todxs… Todo eso es mentira. Tanto EEUU como Europa, han actuado egoístamente; los gobiernos y sus multinacionales se reparten los beneficios de los tratos que mantienen por detrás con los grupos terroristas y las mafias locales, con los que tanto desean acabar. ¿De verdad pretenden sacar todos los recursos de un país, contando con el apoyo del terrorismo para arrasar con todo y con inocentes involucrados sin saber cómo, y luego llevarse los beneficios de vuelta, sin que después se venguen los terroristas molestos? ¿Y después de todo, se sorprenden y nos dicen que nuestra increíble democracia no se verá amenazada por terroristas?
Todos los días pienso en lxs oprimidos, sean personas o animales. Pero para cada Año Nuevo, a pesar de que deseemos lo mejor para nosotros y quienes nos rodean y también para que la situación de lxs más desfavorecidxs cambie, debemos buscar formas de ayudar a visibilizar el más mínimo sufrimiento por conflictos absurdos y evitables, aunque para ello tengamos que renunciar a ciertas comodidades. El vicio y la avaricia no pueden vencer al altruismo.
En esta época de fiestas, mis pensamientos están más que nunca con lxs reprimidxs, y en estos días en los que no se les atiende, con lxs refugidxs de Siria.
 —————————————————————————

Normalmente, nos preguntamos por qué no habremos dicho o hecho en el pasado cosas de las que en el presente nos arrepentimos de seguir guardando. No resulta fácil mantener a tod@s nuestras compañías satisfech@s, porque siempre cometemos errores. Pero una cosa está clara, un@ puede y debe ser transparente. En un mundo en el cada vez más predomina la superficialidad y la banalidad, es complicado encontrarnos a gente natural… Y qué decir de gente que intente ser sincera en todo lo que hace o dice.

Porque no se trata de ser buenas personas, eso lo juzgarán los demás de nosotr@s, pero sí se trata de decir las cosas tal y como las piensas y sientes. Un@ no puede pretender, por ejemplo, ser abierto de mente si cuando le están contando algo ya está mirando hacia otro lado, o rechinando entre sus dientes lo aburrida que es tu conversación…
Es un problema que cada vez me preocupa más, no nos escuchamos; miramos cada vez menos a los ojos, estamos más pendientes de las notificaciones de nuestro estúpido móvil cada dos minutos para ver si alguien nuev@ nos ha dado “follow” en Twitter…
Eso siempre ha estado ahí, la sensación de que no has dicho todo lo que querías a alguien importante para ti, por lo que sea, por precaución, porque no ves el momento oportuno… Pero si a eso le añadimos la tecnología de hoy en día, entonces tenemos un problema, porque cada vez más la gente se está creando vidas paralelas, como si de una película de ciencia ficción se tratara. Pero no, lo que antes era ficción, ahora ya no lo es. Vivimos rodeados de burbujas en forma de redes sociales que tenemos que vigilar para que no nos absorban, ni a nosotros, ni a los que queremos.
Por otro lado, tendríamos que aprender a valorar mejor lo que tenemos, porque el trabajo y el éxito que alcancemos en sí, no valen de nada si no tienes con quien compartirlos, además de los intereses y gustos. Y la soledad es de lo peor que hay; te va carcomiendo por dentro poco a poco como una plaga de termitas en un mueble, y cuando te quieres dar cuenta y reflexionas, puedes ver los errores cometidos y reaccionar para intentar reparar los máximos posibles.
Me gusta pensar que cada minuto cuenta, porque en un minuto puedes decir y hacer mucho. Puedes escuchar a esa persona y decirle lo que sientes, mirarla, preocuparte por ella, ser amable y no groser@, ser honesto (porque lo estarás siendo contigo mism@ a la vez)… Y sobre todo, no herir sus sentimientos. Porque siento una profunda tristeza por las personas que lo dan todo y no reciben nada a cambio (por no hablar de los casos de violencia), y profundo asco hacia quienes se aprovechan y engañan desde el principio, creándose máscaras para tapar sus trapos sucios bajo su “perfecto” atractivo.
Y como me dijo una buena amiga mía, hay que arriesgarse. Porque ya solo para mejorar nuestra comunicación, debemos ser decididos, pensar el tiempo que necesitemos, pero decidirse… Hay muchas personas ahí afuera que necesitan o desearían saber lo que tenemos en nuestro interior, y otras cuyas vidas podría depender de una sola frase. Así que hablemos con el corazón y menos con eufemismos o frases vacías fruto de nuestro atontamiento tecnológico. No sabemos lo que nos estamos perdiendo de conocer, pero siempre hay alguna posibilidad antes de que sea demasiado tarde… Aprovechémosla.
—————————————————————————-
 A menudo nos preguntamos si somos libres, y creemos que lo somos si nos dicen que tenemos posibilidad de tomar todas las decisiones que nos conciernen y así controlarlo todo.
Chomsky es solo un intelectual más que lleva advirtiendo de la progresiva pérdida de libertades que estamos sufriendo, sobre todo en la sociedad occidental.
¿Por qué les compramos a las multinacionales sus productos, aún estando en desacuerdo con lo que hacen ? ¿Por qué hacemos caso o asumimos las noticias y las ideas que se difunden a través de los medios sin cuestionarlas? ¿Realmente creemos que l@s gobernantes están capacitad@s para cumplir sus promesas y les votamos porque creemos que así decidimos sobre nuestras vidas?
Desde el auge industrial y especialmente el avance informático, los poderes que gobiernan en la sombra han encontrado formas de controlarnos mejor. Y lo peor, es que lo hacen sin que seamos verdaderamente conscientes. Cada movimiento bancario, cada compra, cada discrepancia que tengamos con el sistema… El gobierno, con sus cuerpos de inteligencia y sus amos corporativos, las multinacionales y grandes bancos, espía a l@s ciudadan@s. Siempre han hecho tratos a nuestras espaldas, siempre para enriquecer a sus grupos de interés.
Si a esto le sumamos, que todo lo que hacemos por internet queda registrado y se revelan datos confidenciales a terceras partes, entonces ya tenemos el cocktail perfecto: una sociedad sumisa a la autoridad política, que va a estar distraída por el consumo y los medios de comunicación.
Como ejemplo de lo que hacen l@s am@s de los gobiernos, traigo el caso de la Coca Cola en Colombia:
En la fase de producción, esta compañía utiliza casi tres litros de agua por cada litro de producto terminado y las aguas desechadas, que son contaminantes, las deposita en lugares protegidos como el humedal de Capellania. Esta es solo una de las muchas acciones que emprenden a diario, matando numerosas especies vegetales y animales y poniendo en riesgo nuestra salud. Y cómo no, al recibir solo multas económicas que son calderilla para ell@s, no pararán.
Así pues, ante toda la represión (directa o indirecta) que se ejerce en una pseudodemocracia, que hace que nuestra autodeterminación y autogestión estén más próximas de lo que pensamos a las de una dictadura, no cabe otra que la libre asociación y el apoyo mutuo para salir de los laberintos en los que nos intentan encerrar. Solo así sobreviviremos a las “manos negras”.
Y para finalizar, una frase del gran George Orwell: “La libertad es el derecho a decirle a la gente lo que no quieren escuchar”.
—————————————————————————-

Cambio climático y ecologismo social

 Una de las cosas que me hacen más gracia y al mismo tiempo me produce más rabia, es escuchar a líderes mundiales y a la gente en general decir: “el cambio climático es un mito”, “¿por qué no tirar un papelín al suelo? Si el mundo no se va a acabar por eso…”, etc.
Todo este tipo de “razonamientos” están más extendidos de lo que pensamos, no hay más que ver cómo seguimos malgastando recursos y cómo contribuimos a mantener un modelo basado en la explotación, ya que mucha gente es consciente de lo que está sucediendo, pero no actúa, porque no hay que hacer nada complejo; tan sencillo como dejar de consumir tanto, o no comprar cosas que tod@s sabemos que provienen de ecosistemas que han sido llevados al límite, muchas veces para producir bienes que ni son de primera necesidad (como ropa de lujo, materiales para fabricar rascacielos y demás cosas que solo demandan sectores con poder y riqueza).
Este es uno de los temas que nos concierne a tod@s, y por desgracia a la mayoría de la gente le pasa desapercibido, y no la culpo de todo, pues tod@s somos responsables del daño que hemos causado, pero no por igual. En este caso, tod@s tenemos responsabilidades, hobbies, familia, amigos… Y todo ello nos lleva a no darnos cuenta realmente de todo lo demás, porque vivimos como encapsulados y lo que está más allá de nuestras absurdas fronteras nos parece alejado. Y esto sucede con muchas otras problemáticas, porque nos lo han inculcado; no solo nuestros padres, que al final han sido víctimas de la educación que han recibido a su vez de los suyos (es algo que va pasando de generación en generación), sino  en gran medida el modelo de sociedad industrial occidental.
Yo me incluyo, soy plenamente consciente de los problemas medioambientales, pero a veces desconectas por tu ritmo diario. Eso no debe servir para que no creemos conciencia y veamos lo que no ven los de arriba, porque este planeta ya tiene fecha de caducidad y yo y muchas otras personas no lo veremos, pero es nuestro deber dejar un planeta lo más cuidado posible y que las generaciones venideras hereden hábitos ecológicos, así como nosotr@s heredamos lo contrario.
No es demasiado tarde para llevar a cabo prácticas ecológicas. Individualmente podemos reciclar mejor, consumir menos carne o no consumir, usar menos el coche y más el transporte público… Son cosas muy obvias algunas, pero es que aún podemos hacer mucho más colectivamente. Personalmente, me siento orgulloso de las movilizaciones y los actos contra multinacionales para impedir que sigan saqueando nuestro planeta con el consentimiento de los gobiernos (como el caso de Obama y las explotaciones en el Ártico).
No podemos quedar impasibles ante la tala masiva, la pesca en masa, el vertido de residuos, la caza de animales en general… Podemos y debemos buscar alternativas en nuestro estilo de vida, o fuera de él, que sean compatibles con la protección del medio ambiente; basta con mirar más allá de las ciudades y los países, perderse en la naturaleza…
Ella siempre ha estado ahí, ofreciéndonos soluciones y pidiendo a gritos justicia. Hagámosle caso.
—————————————————————————-
Bienvenido, mundo
No sé si puedes escucharme, ni siquiera sé si puedes ver lo que pasa a tu alrededor. Puede que solo veas lo que quieres ver y que escuches lo que deseas escuchar.
Estoy aquí para hacerte ver lo que va bien, pero sobre todo lo que va mal. Hay mucha gente y muchas cosas que te frenan, que hacen que no seas el mejor lugar para muchas otras personas. Pienso que no soy, ni mucho menos, el único que te va a decir todo lo que tengo para transmitir.
Si hago esto, es para dar visibilidad a problemas que me preocupan, que nos deberían preocupar a todxs; el medio ambiente, las injusticias sociales, el activismo político…
Por otro lado, creo que internet es un espacio único donde la libertad debe ser primordial. Y me expreso, no para contar mi vida como si fuera una red social, sino para difundir lo que otrxs no quieren saber.
Porque sería imposible concebir la revolución social sin internet. Porque no somxs conscientes de lo que está sucediendo y la gente debe saber la verdad.
¡Así que, despierta mundo! Las “manos invisibles” no nos seguirán controlando y manipulando por siempre, mucha gente está harta o empieza a estarlo. Para ellxs va esto, para que mantengamos todxs la esperanza.
Y para esas “manos”, atentxs, porque además de la gente luchadora, los anónimxs os estamos observando; cada paso, cada violación de nuestros derechos…
No quedaréis impunes. No olvidamos, no perdonamos.