• Músicas Esquecidas
  • Contacto

Login form protected by Login LockDown.


Resultado de imagen de brexit fotos

Un inesperado terremoto ha sacudido la capitalista Unión Europea. El pueblo de la Gran Bretaña, tercera o cuarta economía de la Unión capitalista y plutócrata, ha decidido por 52% contra un 48% abandonar la Unión, proceso irreversible sin marcha atrás que se iba a realizar en dos años, pero que ahora parece que necesitará por lo menos un año más para consumarse.

No ha sido una hecatombe para la Unión capitalista, pero he hecho una pequeña herida en la cohesión de esa Europa que los grandes capitalistas intentan forjar: Recordemos que en la afortunadamente frustrada Constitución Europea redactada por Giscard D´Estaing (Un burgués que literalmente compró el título de Conde D´Estaing a un descendiente arruinado de un Primer Ministro de Luis XV, lo cual permite hacer una idea del verdadero poder que nos gobierna y decide sobre nuestras vidas, el dinero), en esa abortada Constitución, por cada vez que se mencionaba la palabra “Derecho”, se mencionaban nueve veces la palabra “Mercado”… Sin comentarios.

Resultado de imagen de Giscard D´Estaing presidente francia fotos

Se han ido, (Se van a ir) los Británicos por idealismo? Por rechazo de ese inmundo capitalismo mercantilista que pretende a golpe de dinero unir a los Europeos como si fuese un matrimonio de conveniencia? Rechazan los Británicos ese mercantilismo? Pues la respuesta es no. Ni siquiera rechazan los Británicos la emigración. En realidad, necesitan esa emigración. Pero necesitan una emigración que no tenga derechos, que no cause problemas, que no tenga iguales derechos que la población británica, es decir, necesitan siervos.

Resultado de imagen de pakistanies en inglaterra fotos

Analizando quién voto sí al Brexit y quien votó no, se pueden extraer conclusiones. Aparte del voto de protesta de gente cansada del sistema y que pensaba que el No ya había ganado de antemano, y que ahora se puedan arrepentir de haber usado un referéndum para protestar, la mayoría de gente que ha votado por el Brexit da una idea de las intenciones. En primer lugar, el Brexit fracasó rotundamente en Escocia, que votó mayoritariamente por seguir siendo europeos, y que probablemente decida en un nuevo referéndum proclamar la independencia para entrar de nuevo en Europa pero ahora como país independiente. Aparte de Irlanda del Norte, en donde el Brexit triunfó en los dos condados de mayoría unionista, pero fracaso en los otros cuatro condados de mayoría republicana (no necesariamente católica), concretamente un 45% a favor del brexit contra un 55% en contra, lo cual hace ver también otro futuro referéndum en el horizonte que haga que el Ulster se integre como una autonomía a la Española en la República de Irlanda para continuar en Europa. Todo eso puede llevar a un futuro en el cual Inglaterra y Gales, su hermano pequeño, estén libres e independientes, pero mas aisladas que nunca.

Resultado de imagen de irlandeses catolicos fotos

En 1948 se produjo en los estudios de la Ealing una película graciosísima, puro humor británico anterior a los Monty Python. El barrio de Pimlio, al descubrir un tesoro en una gruta y un pergamino medieval que le daba ciertos derechos, proclamaba la independencia del resto de Inglaterra, pues eran mucho más ricos. El Foreign Office envió a sus mejores diplomáticos a negociar, pero ante la intransigencia del nuevo Gobierno de Pimlico, formado por el carnicero, el policía, el cartero, y un noble francés usado como marioneta, cortaba no solo relaciones diplomáticas con el nuevo estado de Pimlico, sino también los suministros, la luz y el agua. Así, Pimlico era millonario, pero no tenían literalmente para comer, usaban velas y se lavaban las manos con ginebra porque no había otra cosa. Y los londinenses, el resto de los londinenses, se dedicaban a divertirse a costa de los de Pimlico tirándoles comida los domingos por la mañana desde un puente para ver como los famélicos millonarios se peleaban por la comida. Al final, los rindieron por hambre. Hoy, los partidarios del Brexit hablaban de sangría económica, de que con el dinero enviado a Europa se construía un hospital cada semana, de invasión de extranjeros (no piensan que España sí que está invadida por británicos). Cuando se es una isla, y se pretende estar aislados como en el siglo XIX, se ve todo desde un prisma particular, el prisma de ver lo que nos da la gana. Inglaterra siempre se consideró diferente y peculiar, y con sus pretendidas quejas ante Bruselas conseguían siempre ser tratados diferentes, desde la época de la nefasta Margaret Tatcher. Esa tendencia venía ya desde el siglo XIX, cuando Inglaterra era todavía la potencia mundial con dominio en la tercera parte de la tierra, antes de que emergiera EEUU, y antes de que tanto Gandhi pacíficamente, como Michael Collins expeditivamente, derrotaran al Imperio Británico. Entonces se practicaba la “Splendid Isolation”, promovida por Palmerston. Propugnaba seguir dominando los mares, y procurar que mientras ningún país europeo predominase. Pero el problema es que, a pesar de muchas conciencias británicas oxidadas, ya no estamos en el siglo XIX, Gran Bretaña ya no es la potencia que era, la Commonwealth ya solo es un paripé ridículo y decadente. Pero la gente que votó por el Brexit, salvo los casos de voto protesta, siguen pensando que están en el siglo XIX: No hay más que ver quién ha votado si y quién ha votado No. Toda Escocia y casi toda Irlanda del Norte votaron No al Brexit. Eso provocará un futuro bastante incierto para el desunido Reino Unido. Los jóvenes votaron mayoritariamente No. Los viejos votaron mayoritariamente Sí. Los habitantes de ciudades votaron mayoritariamente No. Los habitantes del campo votaron Sí. La gente culta votó No. La inculta votó Sí. Londres votó No. La campiña votó Sí. La gente que viaja votó No. La gente que piensa que no tiene por qué salir de Gran Bretaña votó Sí. La gente cosmopolita votó No. Los paletos, (que yo estuve en el campo inglés, y hay muchos) votó Sí. La gente internacionalista votó No. Los nacionalistas chauvinistas (en el caso inglés se llama Jingoísmo) votó Sí.

Resultado de imagen de brexit fotos

Y ahora, se ven las primeras consecuencias, insospechadas después de la fiebre nazi-onanista: Gran Bretaña dejará de enviar dinero a Europa. Y los emigrantes seguirán acudiendo, pero ahora con menos derechos o casi ninguno. La cesta de la compra, el supermercado, está empezando a subir, porque esos aislacionistas no se dieron cuenta de que las materias primas de lo que comen están hechas en el continente, y aunque sea muy bonito aislarse y no contribuir al presupuesto europeo, ahora hay que pagar aranceles por importar lo que se come. Y después veremos lo que pasa con ese millón de británicos que residen en España sin necesidad de permiso alguno, hasta ahora.

Resultado de imagen de brexit fotos

Britain First day of action in Birmingham, attacked by leftists and Muslims!

Publicado el 11 sept. 2016

Britain First recently held a day of action in Birmingham, the second largest city in the UK.

Around 30 activists gave out thousands of newspapers and leaflets to a receptive public, until a gaggle of leftwing extremists and Muslims turned up to cause trouble.

Para esos votantes arrogantes, nazi-onanistas, orgullosos de ser una isla, porque no conocen nada más que esa isla, es muy bonito poner coto a los polacos y rumanos que acampan donde sea y se emborrachan donde sea. Para una gente que se cree el centro del mundo, el resto de la humanidad, aunque sean hermanos, es chusma. Pero ahora, pronto se darán cuenta de que por mucho dinero que se ahorren, y por muy bien que siente a la economía nacional el disponer de trabajadores siervos sin derechos para hacer los trabajos que ningún inglés quiere hacer, (los pakistaníes ya no son los siervos que eran antes, porque ahora casi todos son titulados universitarios), pronto verán como tanto Escocia como Irlanda del Norte se desgajan, la primera para ser independiente, la segunda para unificar Irlanda. Como empezarán a subir como la marea la cesta de la compra, cómo para tomar el sol en España se necesitará permiso, como serán arrinconados por intentar sentirse una potencia que ya no es lo que era, como para exportar al continente se tendrán muchas trabas, y más y más consecuencias inesperadas. Incluso puede que a Europa le siente bien quitarse de encima a un inquilino incómodo, protestón y repelente. Gran Bretaña está dividida en dos partes: la parte que seguirá mirando al pasado, y la parte que quería mirar al futuro. No es casualidad que las condiciones laborales de los emigrantes estén cayendo por los suelos, mientras las agresiones xenófobas están subiendo como la espuma. Dos españoles fueron zerdamente agredidos por el simple hecho de no hablar inglés, uno en plena calle y otro en pleno metro. Los mamarrachos, no sólo del UKIP, sino del nuevo y estrafalario “Britain First”, una pandilla de mamarrachos que deben tener un buen negocio montado en la trastienda de sus esperpénticas actuaciones en defensa de una Inglaterra Cristiana, están subiendo, aunque sigan siendo testimoniales, en adeptos y en recaudación, que es lo que de verdad les importa. La Inglaterra moderna y futurista ha perdido la partida ante la Inglaterra rancia y apestosa. Y digo sólo Inglaterra, porque es lo que va a quedar: Nada más que una Inglaterra desgajada de Escocia y de Irlanda del Norte, aislada, ridícula y creyendo que seguirán siendo algo mientras no serán nada más que los come-culos de estados unidos (que por ahora también sigue siendo la primera potencia). Los votantes del Brexit hablaban de sus ventajas, pero ahora van a conocer sus inconvenientes. Se darán cuenta de que ya no podrán viajar a Canarias sin pasaporte, de que la cesta de la compra subirá exponencialmente, y finalmente se darán cuenta también de que ya no son la potencia decimonónica que eran hace siglos. Pero lo peor de todo, es que cuando se arrepientan, ya no habrá marcha atrás. Les quedará como mucho hacerse ciudadanos escoceses o irlandeses para poder seguir disfrutando de Europa, de esa europa capitalista por la cual se podían mover y podían vender sus productos sin trabas ni cortapisas. ¿A que de eso no hablaban los partidarios del Brexit? En realidad, detrás del Brexit, había realmente una lucha dialéctica entre apostar por el pasado y apostar por el futuro, e Inglaterra (Inglaterra, no el Reino Unido) ha votado por aferrarse nostálgicamente al pasado decimonónico imperial. Algo de lo que solo quedan rescoldos, y los rescoldos no son fuego y no calientan. Tardarán en darse cuenta. A lo mejor ya no habrá tanto Polaco borracho a las 12 de la mañana como se podía ver, acampando en parques o donde sea, pero a la hora de poner las chimenea en invierno a las siete de la tarde, el carbón polaco de Silesia que se usa en las islas británicas será mucho más caro, por lo menos para los ingleses. La comida también. Las exportaciones se reducirán, los viajes de vacaciones tendrán más trabas y ya no será tan fácil pasar un fin de semana en la Costa del Sol. Y ese millón largo de británicos residentes en España, tendrán que pedir permiso para poder continuar disfrutando de la vida que sólo consiguen llevar en España. Como se dice en Inglés: “Only time will talk” (El tiempo hablará). Y lo oiremos hablar. Aumentarán el número de emigrantes en régimen de servidumbre, sin derechos ni dignidad, porque en realidad no pretenden acabar con la emigración, pretenden acabar con los derechos de la emigración. Y sólo han conseguido acabar con los derechos de los residentes en las partes soleadas de España. Parafraseando a Rubén Darío, podremos decir “Pobre Inglaterra, tan lejos de Europa y tan cerca de Estados Unidos…” Pero el Brexit alumbrará probablemente la solución a los problemas de la Independencia de Escocia y de la lucha anticolonialista del Ulster.

Tony O´Hara.

49c65911f