xurxomujeres

Años 50 pocas o nulas posibilidades tenían las mujeres para independizarse. Por Xurxo Mares

Publicado el 9 diciembre, 2016 | Opinión

En los años 50 pocas o nulas posibilidades tenían las mujeres para independizarse. Con la iglesia en el poder y casi sin acceso al escaso mercado laboral, casarse y ser mantenida era la salida mayoritaria. Sabían llevar una casa perfectamente, pero tenían grandes carencias como amantes por la inexperiencia, los tabúes y la angustia de que todo era pecado. Hasta estaba mal visto que una mujer disfrutase en la cama. Así que se practicaba la doble moral y era admitido y tolerado que el marido tuviese una o varias “queridas” para desfogar con ellas.

En el Casino de A Coruña había una práctica muy extendida: Las queridas de muchos de los socios, que eran un signo de estatus en la época, tenían la obligación de pasearse varias veces en las horas punta por delante de aquellos sillones de mimbre que había en la terraza de la calle Real para que sus “señores” pudiesen fachendear del abrigo de piel o las joyas que les habían regalado, mientras los amigos comentaban: ¡Qué bien tienes a Marujita, Mariano!. ¡Calla, que ahí viene la tuya!, tras un desfile con morbo.

La categoría del nido de amor costeado por “Mariano”, donde vivía “Marujita” y se veían en secreto, y las queridas que podías mantener, eran otras muestras de poderío. Algunas del mismo señor se conocían entre ellas y se celaban de las atenciones que recibían otras porque querían ser las favoritas. Siempre evitaban mostrarse juntos en público para ocultar su relación y mantener la consideración social. Por eso a veces tramaban algún viajecito para dar rienda suelta a su pasión sin estrecheces ni miramientos.

Las queridas eran expertas y complacientes amantes pero también dejaban un gran vacío, y algún drama pasional, cuando se iban con alguien con un presente y un futuro más importante. Por otro lado, más de una querida, a poquitos, llevó a la ruina a su señor y a toda la familia con lo que la historia tuvo un trágico final.

Aquello cantaba una barbaridad porque unas mujeres solteras, descaradas, impecablemente vestidas, sin oficio ni beneficio y que vivían tan bien estaban en boca de todos y no con buena nota. Pero sin divorcio ni leyes que la protegiesen una mujer sin su marido se enfrentaba a un panorama desolador lo que la llevaba a tragar con esas infidelidades.

La función debe continuar…

ORQUESTA PEREZ PRADO -CEREZO ROSA

ORQUESTA PEREZ PRADO -CEREZO ROSA :Toda una constelaciòn de grandes musicos integran la Orquesta Perez Prado liderados por Jesus Garnica en una versiòn contemporanea de Cerezo Rosa (2001).La trompeta solista corrresponde al Maestro Beto Gonzàlez. Grabaciòn Realizada y Dirigida por Manuel Orozco Morales

 

 

¿Te gusta este artículo? ¡Compártelo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *